Enter a description here searching and replacing this same text in "layout / Edit HTML" of your control panel.

solucion de ACTIVIDAD # 1


Solo el 33 por ciento recicla, la mayoría desperdicia el agua y ha dejado basuras en sitios no permitidos, pero se quejan de que sus alcaldes no hacen lo suficiente

Solo 3 de cada 10 colombianos están acostumbrados a reciclar, y a pesar de que hemos escuchado por todas partes las expresiones cambio climático y calentamiento global, la mayoría no sabe explicarlas. Además, casi el ciento por ciento ha cometido 'pecados' ambientales como despilfarrar el agua, pero cerca del 71 por ciento cree que los alcaldes no hacen una buena gestión para cuidar la naturaleza. Estas no son opiniones aisladas de expertos en ecología. Por el contrario, son las conclusiones más importantes de la Gran Encuesta Nacional Ambiental, la primera de su tipo que se hace en el país y que midió el grado de conciencia de la población y su comportamiento frente al medio ambiente. Fue realizada por la firma Meiko y contratada por la Universidad Nacional y la revista Catorce 6, el único medio nacional dedicado exclusivamente a temas ecológicos y dirigida por la ex ministra de Medio Ambiente, Cecilia Rodríguez. En la encuesta, que será presentada hoy, se entrevistó cara a cara a 3.663 personas de todos los estratos, mayores de edad y que viven en 12 ciudades principales, como Bogotá, Cali, Medellín, Villavicencio y Pereira. Además de tener como uno de sus ejes principales la gestión de los alcaldes frente a las necesidades ambientales de sus ciudades, la encuesta encontró que el 62 por ciento de los entrevistados cree que el calentamiento global, ese fenómeno que ha subido la temperatura mundial, que ha enloquecido el clima de muchas ciudades y que ha descongelado enormes bloques de hielo en los polos, se produce por la existencia de un agujero en la atmósfera de la Tierra. Es decir, la gente asocia este hecho con la destrucción de la capa de ozono, algo totalmente diferente a la acumulación de gases de efecto invernadero, que es su verdadera razón. Los más confundidos con el concepto son los de Barranquilla, Medellín, Villavicencio y Cúcuta. Y aunque hay un gran desconocimiento, el 97 por ciento de los colombianos urbanos considera que el calentamiento global los afectará. A pesar de que a más de la mitad (51 por ciento) de las personas les preocupa que el mayor daño en el país sea el agotamiento de las aguas de los ríos y el relleno de los humedales, el 32 por ciento de esa mitad reconoce que ha derrochado el líquido en su hogar. También una gran mayoría (el 65 por ciento) dice haber botado basura en lugares no indicados, ha desperdiciado la energía, ha comprado animales exóticos o sus huevos, ha hecho quemas o incluso ha usado recursos naturales prohibidos, como musgo o palmas de cera. A pesar de este comportamiento antiecológico, piensan que la contaminación por chimeneas, taxis y buses de servicio público, la tala de árboles y los vertimientos contaminantes son los 'delitos' ambientales que más los afectan y que observan con mayor frecuencia. Solo una tercera parte separa basura El reciclaje sigue siendo una práctica islada en Colombia. Y aunque es reconocida como buena para la salud del planeta, solo la tercera parte de los ciudadanos piensa en reutilizar el papel o separar los residuos orgánicos de los inorgánicos. A pesar de que son pocos los que reciclan, la gran mayoría de las personas (91 por ciento) está dispuesta a hacerlo, lo que indicaría ausencia de pedagogía de parte de las instituciones públicas. Medellín es la ciudad donde hay más conciencia hacia el reciclaje, seguida de Cali. Extrañamente, muchas personas en estas ciudades creen que esta actividad no está enfocada a beneficiar el medio ambiente. En general, se cree que sirve para ayudarles económicamente a los recicladores o para unir a la comunidad. También dicen que la clasificación de los desperdicios solo funciona en países desarrollados. Rajan a principales alcaldes La gran mayoría de los ciudadanos en las principales ciudades considera que su alcalde no trabaja por el medio ambiente. Generalmente lo reconocen como un gobernante que no habla del tema o como alguien que no hace nada por él. Por eso, dicen que se enteran del tema a través de la televisión y mirando documentales. El mandatario que salió peor librado en la percepción de la gente fue el de Bogotá, Samuel Moreno, seguido por el de Bucaramanga, Fernando Vargas, y el de Medellín, Alonso Salazar. Ninguno de los 12 gobernantes analizados sacó buena nota. En general, las gestiones más aplaudidas son el ordenamiento, seguido de la organización del transporte y la creación de parques. Hay una confusión entre los ciudadanos sobre quién es la autoridad ambiental en su ciudad. Casi la mitad dice que es el Ministerio de Medio Ambiente y desconoce a la autoridad local o regional, competente para asumir los problemas. Piden multas como castigos ¿Cómo se debe castigar a las personas que cometen algún delito ambiental? La mayoría prefiere las multas. Después de estas los colombianos se debaten entre la cárcel y la sanción pedagógica. Claro que algunos dicen que no debe haber castigos. De otra parte, los ciudadanos consideran que una buena arborización les brindaría las mejores condiciones ambientales y de vida, pero otros dicen que eso mismo se consigue con la cercanía a un parque o con estar alejados de zonas industriales. También apoyan el cuidado de la fauna y la flora como condición clave para contribuir con el desarrollo económico, y prefieren el turismo ecológico por encima de las explotaciones mineras o petroleras para el desarrollo de una región. Casi la mitad le da prelación a la calidad y a los precios a la hora de escoger los alimentos y casi nadie mira (solo el 5 por ciento) si son orgánicos o producidos respetando procesos ecológicos. Los hábitos más comunes Aunque las personas admiten que alguna vez han desperdiciado el agua, el ahorro del líquido es lo que más las conecta con las prácticas ecológicas sostenibles, lo mismo que el control sobre el uso excesivo de luz. Estas prácticas, sin embargo, no tendrían una motivación estrictamente ambiental y se relacionarían más con la necesidad de ahorrar dinero. Solo una mínima parte de las personas que tienen carro usan medios alternativos para movilizarse o ir al trabajo, como la bicicleta. Parece que no se piensa mucho en la naturaleza, porque la mitad de los encuestados dice que no ha hecho nada cuando ha sido testigo de algún daño contra el entorno. Solo un 1 por ciento ha presentado acciones judiciales. Esto a pesar de que el 67 por ciento de los colombianos ha sido testigo de un proceso de deterioro de algún ecosistema. Esta situación es más notoria en ciudades como Villavicencio, Pereira, Manizales y Bucaramanga. Los que menos han presenciado daños son los samarios y los habitantes de Medellín, que respiran uno de los peores aires del país. Y paradójicamene, aunque más del 80 por ciento de las personas rechazaría la instalación de un relleno sanitario cerca de su casa, así esté bien manejado, un porcentaje similar no apoyaría a una empresa que genere empleo, pero que a la vez contamine. Frases Es desinformación (la respuesta en la encuesta). Hay trabajo para mejorar el aire, recuperar espacios verdes y en educación. Los resultados se verán en el 2010. Clara Restrepo, secretaria de Ambiente de Medellín. Nostros arrastramos una situación poco favorable de otras gestiones. Hemos hecho mucho y con autoridad, pero la gente no se da cuenta y solo mira otros problemas. Juan Antonio Nieto, secretario de Ambiente de Bogotá. Reconozco que ha habido un rezago de 20 años. Y lo que estamos haciendo es volteando la página para recuperar ese pasivo con mucha educación y sobre todo con autoridad. Alejandro de Lima, director del DAGMA de Cali. JAVIER SILVA HERRERA REDACCIÓN VIDA DE HOY.


Publicado por: Marybel Nuñez Sanchez 
2.
ESTE VÍDEO DEJA VER EL BUEN USO DE LOS TÉRMINOS DE UNA MANERA LUDICA Y MUY ANIMADA,La CUAL  NO AYUDA A UN  UN BUEN CUIDADO DE NUESTRO MEDIO AMBIENTE. 


3.El reciente derrame de petróleo en el Golfo de México ha suscitado verdadera preocupación en Estados Unidos ya que la marea negra ha alcanzado las costas deLuisiana.

petroleo
Las noticias no dejan de sorprendernos. Curiosamente, en Erenovable hace pocos meses comentábamos que los biocombustibles incrementarían la “zona muerta” del Golfo de México. Y ahora, tenemos que hacer referencia al reciente derrame de petróleo en el Golfo de México. Las imágenes del accidente hablan por sí mismas y lo terrible es que Estados Unidos se encuentra algo preocupado porque el crudo está alcanzando las costas de Lusiana.
La plataforma que ha explotado hace menos de 10 días es “Deepwater Horizon” y ha dejado un desafortunado saldo de 11 trabajadores desaparecidos. La compañía que tiene arrendada esta plataforma es British Petroleum (BP), que es la extractora petrolera más grande del Golfo de México. British Petroleum (BP) se ha ocupado inmediatamente de este desastre ecológico y ha movilizado los equipamientos necesarios para contener y para recoger el petróleo derramado a la vez que ya ha dejado listos para usar unos 380.000 litros de disolvente de crudo.
Se está trabajando muy duro para detener el desastre ocasionado por el volcado del crudo. Sin embargo, nada parece ser suficiente para llevar calma y volver las aguas a su cauce natural.  Ahora, el problema afecta a Estados Unidos porque la marea negrase halla contaminando la zona costera de Luisiana. La extensión de la fuga ha superado los 1.500 km2.
“Estoy asustuado. Esto es algo muy grande y los esfuerzos necesarios para contenerlo, si continúa a este ritmo, se escapan a todo razonamiento”.- afirmó David Kennedy del Servicio Nacional Oceánico. Estados Unidos se halla en estado de alerta frente a la marea negra que ha llegado a Luisiana.
4.ACCIDENTE DE LA MINAS DE BOLIDEN EN AZNALCOLLAR



El desastre minero La madrugada del 25 de abril de 1998, una balsa de residuos de metales pesados muy contaminantes de 8 hm³, procedentes de una mina de la empresa de capital sueco Boliden-Apirsa, situada en la localidad de Aznalcóllar, se rompió por dos de sus lados, liberando gran cantidad de líquido de muy bajo pH (alta acidez).
El vertido producido en el río Agrio llegó rápidamente al Guadiamar, que fluye hacia el Parque natural de Doña, donde fue frenado y desviado mediante diques para que llegara con más rapidez al Guadalquivir y de allí al mar.
Un derrame se notificó a la compañía por teléfono un día antes de que ocurriera el incendio por un residente que telefoneó a la compañía. En el derrame que condujo al desastre, se fugaron aproximadamente 700 Tm de petróleo.El líquido inflamable se extendió a través de una zona de agua embalsada por debajo de las casas ayudado por una pequeña corriente de agua. Se avisó a la población 2 minutos antes de que comenzara el incendio, lo que evitó la evacuación de la mayoría de los habitantes. El incendio destruyó todo el poblado y la brigada de incendios acudió al mismo 45 minutos después del comienzo, cuando ya se había destruido prácticamente todo.
En el momento del accidente, los residuos del proceso se vertían a un enorme estanque artificial (balsa de estériles), un método muy utilizado para gestionar y eliminar este tipo de residuos. El estanque abarcaba una superficie aproximada de 1,5 km2, y contenía unos treinta y un millones de toneladas de fangos. En torno a esta balsa se había construido un dique de contención, que se venía recreciendo periódicamente para aumentar su capacidad. El material utilizado en esta construcción provenía principalmente de la propia explotación minera.
La mayor parte de los fangos permanecieron en las proximidades del embalse, donde se encontraron capas de hasta dos metros de espesor. La capa que cubría la mayor parte de la superficie afectada era de unos veinte centímetros, aunque llegaba a reducirse a unos pocos milímetros.

Pasados varios años, sin que se supiera de quién era la responsabilidad y después de haber gastado varias administraciones públicas muchos millones de euros intentando dejar relativamente medio-limpia la zona contaminada. Sobre la zona dañada y sobre el terreno circundante expropiado, contaminado indefinidamente, se ha creado la figura de protección natural del Corredor Verde para la unión de Sierra Morena y Doñana. En dicho corredor, se encuentra prohibida la pesca, la caza, el pastoreo y la recolección; continuando las actividades de reforestación y conservación, se han construido varios observatorios ornitológicos y algunas zonas para el ocio y recreo.
El 22 de noviembre de 2004 la Sala 3ª del Tribunal Supremo condenó a Boliden-Apirsa al pago de unos 45 millones de euros en concepto de indemnización por los daños causados. Boliden anunció que no piensa pagarlo por tratarse de un "factor externo"
El 1 de febrero de 2008 comienzan en Sevilla los actos de conmemoración del décimo aniversario del Accidente Minero del Guadiamar. A través de una exposición divulgativa titulada "Guadiamar, ciencia, técnica y restauración" organizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en la que se muestran al público los datos de la que es la mayor catástrofe ambiental de España.
Informacion de http://www.unizar.es/guiar/1/Accident/Aznalc.htm Y WIKIPEDIA.

5.Con una inversión que supera los 45.000 millones de pesos y el respaldo del Ministerio de Ambiente, la Sociedad Portuaria de Santa Marta y Carbosan Ltda. desarrollaron un proceso de reconversión tecnológica, que les ha significado dos certificaciones de calidad, otorgadas a sus sistemas de gestión de calidad y ambiental.

Las obras y la gestión consciente del personal que allí labora permitieron que en el 2006 Carbosán y la Sociedad Portuaria fueran certificados bajo las normas internacionales ISO 9001:2000, otorgada al Sistema de Gestión de Calidad, y la ISO 14001:2004, que reconoce un Sistema de Gestión Ambiental apropiado.
Las acciones de ingeniería portuaria que se ejecutaron le dieron al terminal de Santa Marta un vuelco total, no solo a la parte física y de infraestructura, sino que cubrió también una prestación de servicios más ágiles y orientados a satisfacer las necesidades de importadores y exportadores que a diario lo utilizan.
Carbosán contruyó una moderna infraestructura para el cargue directo del carbón proveniente del Cesar y de La Guajira, cumpliendo con todos los estándares para garantizar un desempeño ambiental satisfactorio. Para el almacenamiento del carbón, también el puerto dispone ahora de dos patios con una capacidad total de 5 millones de toneladas al año.
Trayectoria de calidad Todo inició el 5 de noviembre del 2003, cuando la Sociedad Portuaria de Santa Marta obtuvo por primera vez la certificación ISO 9001:2000 en administración, operación y comercialización de sus servicios portuarios y logísticos. Posteriormente, el 8 de marzo del 2005, logró ampliar el alcance de la certificación en su sistema de seguridad y en el diseño y desarrollo de software para el mejoramiento y apoyo de los procesos, todo esto logrado bajo un enfoque de mejoramiento continuo, por lo que el primero de diciembre del 2006, la SGS Internacional renovó la certificación al puerto.
En esa misma fecha, su filial Carbosán obtuvo por primera vez su certificado ISO 9001:2000 e ISO 14001:2004, demostrándole al país que cuando se cumple con todas las normas exigidas para mitigar el impacto ambiental, se puede cargar y descargar carbón en el corazón de una ciudad.
“La obtención de estos certificados supone un reconocimiento al esfuerzo realizado por la Sociedad Portuaria de Santa Marta y Carbosán Ltda. para mejorar la gestión de los servicios portuarios y logísticos, que fomentará la confianza de los usuarios, quienes encontrarán un servicio al cliente direccionado a satisfacer y superar sus expectativas, contando con un trabajo de equipo. Este proceso, que trata de implicar a todo el personal que participa en los procesos, es desarrollado sobre los cuatro pilares de la política de la Sociedad Portuaria, en materia de Calidad y de Medio Ambiente: Prevención de la contaminación, en el ámbito de su competencia y recursos; satisfacción del cliente, con el fin de garantizar el crecimiento del Puerto y participar activamente en el desarrollo económico de la ciudad y de la región; estricto cumplimiento de la legislación vigente: local, nacional e internacional y los compromisos voluntariamente asumidos y, por último, la mejora continua en la prestación de servicios y resto de actividades que realiza la Sociedad Portuaria de Santa Marta y Carbosán”, asegura Mauricio Suárez Ramírez, gerente.
Operaciones confiables La Sociedad Portuaria de Santa Marta y Carbosán adoptaron un sistema de gestión por procesos, el cual establece como prioridad la calidad de los servicios portuarios, marítimos y terrestres, que se inician y finalizan con el cliente, creando así una responsabilidad compartida e identificando y comunicando a todos los niveles de la organización la estrategia de brindar un excelente servicio a los clientes.
El sistema de gestión por procesos permite orientar acciones y recursos hacia aquellas tareas más críticas para hacer más ágiles las operaciones y descongestionar el puerto.
También con la certificación se lograron implantar mecanismos que permiten mejorar el tema intraportuario. Pero, no cabe duda de que se requieren mayores esfuerzos por parte de las autoridades para resolver los problemas de conectividad, especialmente en el tema férreo.
Reconocimiento presidencial “Felicito a la Sociedad Portuaria de Santa Marta, con motivo de habérsele concedido la norma ambiental ISO 14001:2004 con la operadora Carbosán, convirtiéndose así en el primer puerto Latinoamericano en obtener esta certificación”, Alvaro Uribe Vélez, presidente de la República .
“El ser la primera Sociedad Portuaria en obtener este reconocimiento en toda Latinoamérica, nos enorgullece y compromete a trabajar en el sostenimiento de la política de calidad, a través de la gestión de servicios portuarios que garantizan la calidad y la preservación del medio ambiente”, Álvaro Uribe Vélez, Presidente de la República.
Preservación del medio ambiente Una organización certificada conforme a la Norma ISO 14001 cuenta con una herramienta eficaz para garantizar una correcta gestión, asegurar el cumplimiento de la legislación y mejorar continuamente el comportamiento ambiental.
El objetivo de la Norma ISO 14001 contempla la protección ambiental y utilización de los medios necesarios para evitar, reducir o controlar la contaminación, siempre en equilibrio con las necesidades socioeconómicas.
La aplicación de mejores prácticas ambientales contribuye a la preservación del medio ambiente de la ciudad y del puerto, derivadas del ahorro en el consumo de energía, combustible y agua, así como de una disminución en el tratamiento de emisiones, vertimientos y residuos.
En el ámbito de la gestión empresarial, esta certificación, incrementa la confianza de la dirección entre los trabajadores, fomenta la participación y afianza y completa otros sistemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada